Photo: Byelikova Oksana/Shutterstock

¿Qué fue la Excan Tlatoloyan y cuáles sitios arqueológicos dan cuenta de su esplendor?

México
by Xiu 8 Jan 2020

Tan solo unos años antes de que se conformara el Huey Tlahtocayotl Mexica (gran imperio mexica), existió el Excan Tlatoloyan, también conocido como “Yexcan Tlatoloyan”, “imperio de las tres cabezas” o “triple alianza”. Estaba integrado por los colhuas (Tenochtitlan), los acolhuas (Texcoco) y los tepanecas (Tlacopan), los tres con un peso igual en las decisiones.

Este imperio de tres aliados se formó alrededor del año 1430, cuando Tenochtitlan y Texcoco se independizaron de Azcapotzalco al derrotarlo, y posteriormente se configuró el Huey Tlatocayotl Mexica, cuando Moctezuma Xocoyotzin, tlatoani de Tenochtitlan dio por absorbidos a Texcoco y a Tlacopan dentro del poder mexica.

Pero volvamos al momento en que se fundó el Excan Tlatoloyan por Tenochtitlan y Texcoco que, para preservar la tradición cultural de Azcapotzalco, invitaron a la alianza a Tlacopan, que era una ciudad aliada de los vencidos, y así conformaron la Excan Tlatoloyan:

“Los tres oradores determinaban en conjunto lo que debía resolverse para la guerra o lo de alguna obra muy grande. Ninguno dominaba en el gobierno. Se decía que se había el lugar de gobierno de tres cabezas/sedes, del ejercicio del teyotl, del ejercicio de tlatocayotl (de imperio)”.

“Memorial breve acerca de la fundación de la ciudad de Culhuacan”, Chimalpáhin Cuauhtlehuanitzin.

En aquel momento de la alianza gobernaba Itzcóatl en Tenochtitlan, Nezahualcóyotl en Texcoco y Totoquihuatzin en Tlacopan. Juntos emprendieron un desarrollo sin precedentes en el Valle de México: crearon escuelas obligatorias, públicas y universales para niños, sin importar la clase social, y fomentaron obras de ingeniería que permitieron mejorar las condiciones de los lagos del Valle de México, para evitar inundaciones y ecosistemas pantanosos, e impulsaron un severo sistema judicial para regular la convivencia entre las poblaciones del imperio.

Sin embargo, a la llegada de los españoles, todo vestigio de grandeza fue destruido y hoy podemos admirar pocas construcciones de lo que fuera la Excan Tlatoloyan. Precisamente por ser pocas son más valiosas, pues son sitios arqueológicos que constituyen el último recuerdo que tenemos de aquel gran imperio.

 

Huey-Teocalli

El Templo Mayor fue el centro de Tenochtitlan, la gran capital del imperio mexica. Según la leyenda, este templo fue construido en el sitio exacto donde los mexica encontraron la señal de Huitzilopochtli para construir su ciudad. Por ello, estaba dedicado a este dios y también a Tláloc.

Fue construido en siete etapas, es decir, una encima de la otra hasta alcanzar una altura de 60 metros. Hoy, lamentablemente, solo podemos ver sus cimientos, pues durante el asedio a Tenochtitlan fue destruido por Cortés y sus aliados.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by FuxiónMx (@fuxi_mx) on

 

Tetzcotzinco

Se trata de un sitio arqueológico conocido como “Los baños de Nezahualcóyotl”, 7 kilómetros al oriente de Texcoco, construido entre los años 1453 y 1460 por Nezahualcóyotl. Está ubicado entre los poblados de San Nicolás Tlaminca y San Dieguito Xochimanca, en el municipio de Texcoco.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Rolando Arce (@chaosscythe) on

Este complejo sitio es único en su tipo en todo el continente, pues además de dotar de agua potable a poblados como San Miguel Tlaixpan, La Purificación, San Pablo Ixayoc y Tequisquináhuac, entre otros, estéticamente también cumplió la función de un gran jardín botánico que ha sido considerado el más antiguo de América. Se le ha llamado “Baños de Nezahualcóyotl”, aunque realmente no tenía la función de una bañera para el tlatoani.

Vale la pena mencionar que Nezahualcóyotl ordenó traer de cada rincón del imperio las más preciosas flores, así como las más necesarias para elaborar medicinas y además árboles frutales de todo tipo.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Ale B. Espinosa (@alexiia.espiinosa) on

 

Tlatelolco

El mercado de Tlatelolco fue el centro comercial más importante para el imperio, fundado en el año 1337. Su desarrollo fue tal que incluso los españoles se admiraron cuando vieron el mercado que albergaba:

“tiene otra plaza tan grande como dos veces la ciudad de Salamanca, toda cercada de portales alrededor, donde hay cotidianamente arriba de sesenta mil almas comprando y vendiendo…”.

“Cartas de Relación”, Hernán Cortés

Hoy en día solo podemos admirar algunas estructuras recuperadas a raíz de las excavaciones entre 1960 y 1968. Se encuentran en la esquina de Ricardo Flores Magón al sur, Eje Central al poniente y al oriente por Avenida Reforma, en la Delegación Cuauhtémoc.

 

Albarradón de San Cristóbal

Se trata de una de las más grandes obras de ingeniería de la Excan Tlatoloyan, autoría de Nezahualcóyotl para evitar las inundaciones en Tenochtitlan.

La finalidad de esta obra era regular el nivel de agua entre los lagos de Xaltocan y Zumpango. Está en la carretera federal a Pachuca y su extensión es de 4.5 km, que van desde San Cristóbal Ecatepec a Venta de Carpio.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Crystian Gallardo (@crystian.gallardo) on

«Entonces fue cuando por dictamen de Nezahualcóyotl sabio rey de Texcoco, a quien Moctezuma pidió consejo se construyó un valladar o Albarradón de nueve millas de largo (15 kilómetros) y once brazas (18 metros) de ancho compuesto de dos estacadas paralelas terraplenado el medio con piedra y arena que partía de Iztapalapa hasta los cerros de Tepeyac hoy Guadalupe.

Ocho inundaciones generales ha padecido esta ciudad desde su fundación. Las tres primeras acaecieron en la gentilidad, por el tiempo de Moctezuma, quinto rey y primero de este nombre, de Ahuizotl, rey octavo, y el último Moctezuma emperador hicieron varias obras, de que la principal en lo preservativo fue el albarradón (Nezahualcóyotl) que pasa por delante de los Baños del Peñol, con que se dividió la laguna de México, o san Lázaro, fabricado de madera y piedra, el cual hoy se halla arruinado”.

J. García Izcabalet

Como puedes apreciar, esta obra fue construida para resolver un problema que en la actualidad la Ciudad de México padece constantemente. A veces me gusta imaginar qué ocurriría si Nezahualcóyotl gobernara hoy nuestro país.

 

Cuauhcalli

La Casa de las águilas es una construcción tallada sobre la piedra en una sola pieza en el poblado de Malinalco, a 94 kilómetros de la Ciudad de México. Fue ordenada por Ahuizotl, padre de Cuauhtémoc, como un templo de iniciación para los cuauhpilli (guerreros águila).

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Manos Mexicas (@manos.mexicas) on

A raíz de las constantes victorias de los ejércitos de la Excan Tlatoloyan alrededor del año 1500, se ordenó la construcción de este edificio donde la élite militar pudiera profesionalizarse y establecer sus centros de mando. Al estar alejado de Tenochtitlan no fue destruido por completo y aún se puede admirar este recinto como muestra del poder del ejército del imperio.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pueblos Mágicos Mex 🇲🇽 (@pueblosmagicosmex) on

Crédito: @julieta_rs

Te preguntarás por qué no he mencionado nada sobre alguna construcción o edificio tepaneca, bueno, pues esto es porque los españoles no dejaron nada en pie, así que será muy complicado conocer la grandeza de Tlacopan… 

Save Bookmark

We use cookies for analytics tracking and advertising from our partners.

For more information read our privacy policy.