En una ciudad tan grande como la CDMX lo que abundan son las estadísticas. Nos echamos un clavado en este mar de números para traerte algunos datos muy interesantes que representan muy bien a nuestra ciudad y a sus habitantes. Sin más preámbulo, esta es la Ciudad de México en números.

 

La Ciudad de México cuenta con mil 495 kilómetros cuadrados habitados por poco más de 8 millones 900 mil personas. Si tomamos en cuenta a la población que habita en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (que se compone de la CDMX y 59 municipios del Estado de México), la cantidad de habitantes se eleva a cerca de 22 millones de personas. Según estadísticas de World Population Review, esto la convierte en la sexta ciudad con más habitantes del mundo y es la ciudad donde se concentran más hispanohablantes. 

 

La ciudad se encuentra a una altitud media de 2240 metros sobre el nivel del mar. Esto la coloca entre las 60 ciudades —con más de cien mil habitantes— más altas en el mundo. En esta misma categoría la superan otras ciudades mexicanas como Toluca, Pachuca y Zacatecas; la ciudad con mayor altitud media en el mundo es El Alto en Bolivia con 4150 msnm. El punto más alto dentro de la ciudad es la Cruz del Marqués en el Ajusco con 3930 msnm.

 

La ciudad está dividida en 16 alcaldías. En estas alcaldías se distribuyen cerca de 1812 colonias, incluyendo 149 pueblos y 192 barrios originarios. Los pueblos y barrios originarios están definidos por la Convención de Pueblos y Barrios de la Ciudad de México como lugares que han mantenido su cultura, tradiciones y costumbres —dentro de un mismo territorio— desde épocas prehispánicas. 

 

La alcaldía más poblada de la ciudad es Iztapalapa con un millón 827 mil habitantes. Esto equivale a la población conjunta de Barbados, Islandia, Belize, Maldivas y Bahamas. La alcaldía con menos población es Milpa Alta con 137 mil habitantes; esto quiere decir que todos los milpaltenses podrían entrar sin problema en el Estadio Azteca o en la plancha del Zócalo. 

 

La alcaldía más pequeña es Iztacalco con poco más de 23 kilómetros cuadrados de territorio. Como es de esperarse, Iztacalco es también la más densamente poblada con 16 mil habitantes por kilómetro cuadrado. La alcaldía más grande es Tlalpan con una superficie de 312 kilómetros cuadrados; le sigue en tamaño Milpa Alta con 228 kilómetros cuadrados y la menor densidad poblacional de toda la ciudad con apenas 500 habitantes por kilómetro cuadrado.  

 

La Ciudad de México tiene el segundo lugar nacional en número de automotores, con cuatro millones setecientos mil vehículos registrados, lo que equivale a un automóvil por cada dos habitantes. En promedio, los habitantes de la Ciudad de México pasan 2.5 horas de su día a bordo de un vehículo, lo que convierte al tráfico en uno de los grandes problemas de la ciudad. Actualmente se están invirtiendo muchos recursos en la expansión de las ciclovías en la zona central de la ciudad. La red de ciclovías cuenta actualmente con 170 kilómetros.  

 

El Metro de la Ciudad de México cuenta con 226 kilómetros repartidos en 12 líneas y 195 estaciones. En 2018 recorrió más de 40 millones de kilómetros, lo que equivale a la distancia que separa a la Tierra de Venus. 

 

El edificio más alto de la ciudad es la Torre Reforma con 244 metros de altura repartidos en 57 pisos. Este edificio será superado próximamente por la torre Mitikah y sus 267 metros. Como punto de comparación, el Burj Khalifa en Dubai —el edificio más alto del mundo en 2019— mide 830 metros de altura.

 

En la ciudad hay 2254 especies de animales y 1600 especies de plantas consideradas como endémicas. Muchas de estas especies se distribuyen exclusivamente dentro de las fronteras de la CDMX. La más famosa de las especies chilangas es el ajolote (Ambystoma mexicanun), que se distribuye exclusivamente en los canales de Xochimilco. También podemos darle una mención honorífica a la tarántula chilanga (Hemirrhagus chilango) por tener un nombre tan representativo. 

 

La Ciudad de México cuenta con alrededor de 180 museos, lo que la convierte en la segunda ciudad con más museos en el mundo después de Londres. Los dos museos más visitados son el Museo Nacional de Historia y el Museo Nacional de Antropología; ambos registran alrededor de dos millones y medio de visitas anuales. En comparación, el Museo del Louvre —el museo más concurrido en todo el mundo— registró 10.2 millones de visitas en el 2018.  

 

La ciudad está rodeada por 4 cadenas montañosas. La sierra de Guadalupe al norte, el Chichinautzin al sur, Santa Catarina al oriente y las Cruces al Poniente. Los puntos más altos de estas montañas corresponden a 8 volcanes que se encuentran dentro de los límites de la ciudad. Estos volcanes son el Xitle, el Ajusco, el Pelado, Teuhtli, Tláloc, el Borrego, Cuauhtzin y el Chichinautzin. El Xitle tuvo su única erupción alrededor del año 200 y fue responsable de la destrucción de Cuicuilco y de la formación de los pedregales que caracterizan el sur de la ciudad. 

 

En la ciudad hay 4 zonas arqueológicas reconocidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia: Cuicuilco, el Templo Mayor, Tlatelolco y el Cerro de la Estrella. La más antigua de estas zonas arqueológicas es Cuicuilco, un asentamiento que precede a las grandes culturas mesoamericanas. Los indicios humanos más antiguos de la ciudad datan de hace once mil quinientos años y fueron descubiertos en San Bartolo Atepehuacan en Azcapotzalco. 

 

En al Ciudad de México habitan 785 mil personas que se definen como indígenas. De estos, 130 mil hablan alguna lengua distinta al español. Las lenguas más hablada por los grupos indígenas de la ciudad son el náhuatl, el otomí, el mazateco, el zapoteco y el mazahua. La CDMX es la ciudad con una mayor concentración de población indígena en todo el continente. 

 

La ciudad se hunde entre dos y treinta centímetros al año. Esto se debe a las características del suelo y a la explotación de mantos acuíferos subterráneos (recordemos que la ciudad se construyó sobre un lago). El Centro Histórico es una de las zonas más afectadas y muchos de sus edificios se encuentran hasta diez metros por debajo del nivel que ocupaban hace cien años. Un buen lugar para ver este hundimiento es en el Monumento a la Independencia, que requirió de 17 nuevos escalones en 1987 para compensar los casi cuatro metros que la columna se había separado del suelo desde su construcción.