En la sierra mazateca del bellísimo estado de Oaxaca se encuentra el pueblo mágico de Huautla de Jiménez, famoso no solo porque ahí nació María Sabina, una de las más grandes curanderas de México, sino porque está rodeado de montañas neblinosas, cascadas, ríos y grutas bajo cielos de mil tonos de azul.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Aleida López ✨ (@soyalelo) on

 

View this post on Instagram

 

A post shared by El mundo a través de pandora (@pandoralba) on

Huautla de Jiménez es reconocido también por su medicina tradicional, que incluye “limpias” realizadas por médicos tradicionales, que curan el cuerpo y el espíritu a base de diferentes tipos de hierbas y hongos, así como lo hizo en su tiempo María Sabina.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Maria Sabina (@casamuseomariasabina) on

Esta región es habitada por los mazatecos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Juan Pablo Cardona (@donjpcardona) on

El nombre Huautla viene del vocablo náhuatl vuauhtlan, que significa “lugar de águilas”. El título «de Jiménez» tiene relación con el general Mariano Jiménez, quien le otorgó a Huautla la categoría de villa y que, en 1864, fue el primer gobernador de Oaxaca en visitar la región. Fue elevada a la categoría de ciudad en 1926, ciudad indígena en 1927 y, en 2015, fue declarado Pueblo Mágico.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Raul Alexis (@raulelpanda) on

El clima es templado y húmedo, ya que llueve la mayor parte del año, a excepción de marzo a mayo. Cuenta con ríos de corriente rápida, siendo el más importante el San Agustín, que desaparece abruptamente en una gruta subterránea conocida como “el sótano de San Agustín».

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Pueblos Mágicos Mex 🇲🇽 (@pueblosmagicosmex) on

Crédito: @eunicefranco_oax

Esta cueva se encuentra a 2,100 msnm y está considerada entre las ocho más profundas y extensas del mundo, y la más profunda de América Latina. En sus alrededores hay innumerables ojos de agua, arroyos y cascadas; la más importante se conoce como La Regadera, y se encuentra en el camino que conduce a Santa María Chilchotla.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Julia Schneider (@juliacarr0815) on

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Outex.com (@realoutex) on

Crédito: @chrishigginsphoto

Desde 1943, celebran el tercer viernes de cuaresma la festividad del Señor de las Tres Caídas; este evento recibe la visita de cientos de peregrinos e inicia con ceremonias inflexibles y muy solemnes, como la tradicional labrada de ceras (velas amarillas) en el domicilio del primer mayordomo.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by drphotooax (claudio) (@drphotooax) on

Antes de que la imagen sea sacada para la gran procesión encabezada por el copalero (personaje que va purificando el paso del santo patrono), hay una ceremonia de vestimenta, donde se viste con el nuevo atuendo a la imagen. También celebran las festividades de la Virgen de Juquila (7 y 8 de diciembre) y la de la Virgen de Guadalupe.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Experiencias Mágicas (@experienciasm) on

Huautla de Jiménez es un lugar lleno de tradiciones, que rigen su vida social y cultural; estas han pasado de generación en generación, algunas todavía de origen prehispánico. Por ejemplo, cuando una pareja piensa en matrimonio, la familia del novio requiere de los servicios de un «pedidor» o «huehuetlaca», quien lleva consigo una vara que coloca detrás de la puerta de la casa de los padres de la novia; si la petición es rechazada, estos arrojan la vara lo más lejos posible en cuanto salga el hombre. Si, por el contrario, la petición es bien recibida, la vara permanece en su sitio hasta el día de la boda.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by drphotooax (claudio) (@drphotooax) on

Otra ceremonia importante tiene lugar un día antes de que se celebre una boda y es el «lavado de cabeza». La madrina de velación, en compañía de los padrinos de bautizo, lava primero la cabeza de la novia en su casa y luego se dirigen a hacer lo mismo con el novio (donde se les ofrece a los convidados el tradicional atole agrio, en la foto).

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Bebidas de Oaxaca (@bebidasdeoaxaca) on

En los bautizos, los padres lavan las manos de los padrinos, como un símbolo del lavado de los pecados que el ahijado deja en ellos al ser bautizado. Cuando se trata de un funeral, este debe durar por lo menos tres días sin dejar de servir café, pan, tamales y el imprescindible aguardiente a los asistentes. Se contrata el servicio de un rezador que dirige los cantos y oraciones durante el velorio y mientras dura el novenario, que puede llegar a prolongarse hasta los cuarenta días. El día señalado para el entierro se lleva el féretro en hombros, primero hacia la iglesia y posteriormente hasta el cementerio, haciendo paradas en los cruces de caminos y en la capilla en la entrada al panteón. Todo esto con la compañía de una banda de música, que debe interpretar las catorce marchas fúnebres del cantautor mazateco Froylan García Estrada.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ᗩᑌᖇOᖇᗩ ᗩᒪᐯᗩᖇᗩᗪO (@auroralvarado) on

Crédito: @elpatadeperromx

Los huipiles y quechquemitls de esa región son obras de arte elaboradas a mano y en telar de cintura. El huipil más tradicional es de tres lienzos, tejidos en telas de tafetán y gasa alternadamente, bordado con punto de cruz con motivos geométricos, animales o con flores.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Manuel Silva. 🤙 (@silva.manuel_7) on

La comida tradicional también es deliciosa y se ofrece en restaurantes típicos, principalmente en el mercado municipal donde podrás saborear una gran variedad de platillos, como el tradicional pilte, un tamal sin masa de maíz hecho con pollo o chile canario que se marinan con chile piquín, cebolla, sal, ajo y luego se envuelve en hojas de plátano y hierba santa, cocido al vapor.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Tiffany Nardico (@tiffany_nardico_photography) on

También puedes probar tamales de tesmole, caldo de chivo, guacamole, mole amarillo, mole de hueso asado (foto), frijoles o tortillas con yuca, chayote con huevo, torta de acuyo y tamales de cebollín. Las bebidas acostumbradas son el atole agrio, atole de granillo, chile atole, atole dulce y agua de chilacayota.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Suze (@susze24) on

Cada 18 de julio desde 1997 se lleva a cabo el Festival Internacional de María Sabina. Este año se celebraron 125 años de su nacimiento. Las actividades incluyen calenda, homenajes, talleres, conferencias y presentaciones de libros y eventos deportivos, sin faltar el encuentro de médicos tradicionales con temazcales y limpias.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ✨S A I ✨ (@saiidaii) on

Este pueblo mágico oaxaqueño, junto con otros cinco municipios, forma parte de la ruta de la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán que comparten Puebla y Oaxaca. Huautla de Jiménez, San Juan Bautista Cuicatlán, San José El Chilar, Santiago Quiotepec, Concepción Pápalo y Santa María Tecomavaca están unidos por su gran riqueza biológica, geológica, cultural e histórica.

En sus tierras albergan joyas naturales de nuestro país como desiertos y grutas; son hábitat de la guacamaya verde (Ara millitaris), que se encuentra en peligro de extinción, y de una planta endémica de la reserva, la roseta (Echeveria laui). También encontrarás vestigios de las primeras civilizaciones, como pinturas rupestres y panteones prehispánicos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by 📸CrIsTiAn…SG.📸 (@cristian_sag_) on

Los seis municipios están cercanos por lo que tu viaje será muy completo y lleno de rincones entrañables. Sus pobladores están comprometidos con su riqueza natural y cultural, trabajando juntos en desarrollos ecoturísticos y senderos interpretativos, para ofrecer al visitante su amabilidad y calidez, muy al estilo oaxaqueño. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ᗩᑌᖇOᖇᗩ ᗩᒪᐯᗩᖇᗩᗪO (@auroralvarado) on

Crédito: @iamgregchavez