Crédito: Samuel Jeffery

Ya sea que se trate de eventos que ocurren una sola vez, o de procesos que demoran semanas, meses o años, todas estas experiencias o “cosas para hacer antes de morir” nos recuerdan que el mundo sigue siendo un lugar maravilloso.

 

Introducción del editor – David Miller:

El 4 de Julio nos paramos en un muellecito del Green Lake a esperar que aparecieran los primeros fuegos artificiales en el cielo oscuro de Seattle. Excepto por el estallido ocasional de alguna bombeta, había paz y silencio. Nuestra hija de nueve meses dormía en su butaca del auto. Mis padres estaban parados cerca, tomándose de las manos. El agua golpeaba contra los pilares de muelle. Nadie hablaba.

Todavía con la mirada hacia arriba, se me ocurrió que si cada persona saliera cada noche a mirar el cielo, el mundo sería un lugar diferente. Mejor.

Y entonces comenzaron los fuegos artificiales a lo lejos. Oíamos los estruendos apagados algunos segundos después de las explosiones de colores. Layla se despertó, seguramente contagiada por la emoción. La alzamos para que viera el despliegue de fuegos de artificiales por primera vez. Sonreía y levantaba las manos al cielo, como si quisera atrapar lo que veía.

Cuando terminó, mi mamá dijo: “Si ella tiene suerte, tendrá otros 100 años de fuegos artificiales”. Lo que me hizo pensar sobre lo que Layla verá durante su vida, y lo que yo todavía quiero ver en la mía. Hay tanto para conocer, y por otro lado, hay mucha menos tierra libre y vida salvaje. A veces siento que estamos corriendo una carrera contra el tiempo para poder experimentar algo antes de que se agote, se gaste o se llene de gente.

Y aún así las experiencias de “una vez en la vida”, las que Josh Lew y otros miembros de la comunidad de Matador han recopilado aquí, trascienden el tiempo. Ya sea que se trate de eventos que ocurren una sola vez, o de procesos que demoran semanas, meses o años, todas estas experiencias nos recuerdan que el mundo sigue siendo un lugar maravilloso.

 

50 cosas para hacer antes de morir:

1. Pon un pie en cada uno de los siete continentes.

La Antártida puede ser el más difícil, pero una vez que hayas llegado a los siete, puedes finalmente llamarte “un viajero del mundo”.

Crédito: Anne Froelisch

2. Cruza un país en bicicleta.

Hacer un viaje en bicicleta requiere algo de planificación extra, pero es una experiencia superior a ver un lugar desde la ventanilla de un autobús.

 

3. Monta algo más grande que un caballo.

Un paseo en la jungla sobre un elefante está tachado de la lista por motivos de crueldad animal, pero todavía se pueden hacer recorridos increíbles en el lomo de un camello.

 

4. Vive un mes como un lugareño.

La oportunidad de vivir con la gente oriunda del lugar te brindará un mejor entendimiento de su cultura y estilo de vida que dos años de viaje yendo de un hostel de mochileros a otro.

 

5. Visita un bar de blues “real” en Chicago para encontrarte con el corazón del blues.

También podrías ir a bailar salsa a Cali o a la Havana…

 

6. Aprende otro idioma.

Esta propuesta te va consumir mucho tiempo, pero de seguro será una buena inversión. Acá puedes encontrar los idiomas más fáciles de aprender para un hispanohablante.

 

7. Practica heliski.

El poder acceder a la nieve vía helicóptero es diferente (léase, mejor), que todo lo que has experimentado hasta ahora.

 

8. Viaja por la India en tren.

Este medio de transporte tan popular en la India es la mejor manera de conocer uno de los países más coloridos y culturalmente ricos del mundo.

 

9. Sube una de las Siete Cumbres del mundo.

Escalar montañas no es para timoratos, pero quién no ha soñado alguna vez con pararse en la cima del mundo.

 

10. Bucea con un tiburón ballena.

Nadar con estos amables gigantes constituye una de las experiencias más poderosas que uno pueda experimentar en la naturaleza.

 

11. Participa del Carnaval de Brasil.

No puedes decir que hayas tenido una buena salida nocturna hasta que formes parte de la fiesta más fastuosa de una nación de fiestas.

 

12. Baila tango en Argentina.

Esta mini guía te ayudará a entender los códigos de las milongas, los sitios donde se baila tango.

 

13. Surfea.

No se trata de ser un experto, sino de agarrar olas y divertirse.

PARA SEGUIR LEYENDO “13 de las mejores playas para surfear en México“. Crédito de la imagen: Instagram.com/p/BBrqOxnmIMb.

14. ¡Bucea!

Uno de los lugares más recomendados es la Gran Barrera de Coral (Australia, Papúa Nueva Guinea), el arrecife más grande del mundo, pero lo cierto es que puedes explorar la excepcional vida acuática en muchos otros sitios, como las Islas Galápagos.

 

15. Publica un artículo sobre alguno de tus viajes.

Una parte importante de viajar es compartir tus experiencias con los otros. Además, lograr que se publiquen tus relatos puede ser más fácil de lo que piensas… Sigue esta guía para saber cómo colaborar con artículos en Matador Network en español.

 

16. Trabaja como voluntario en el extranjero por un mes.

En algunos casos, esto implicará la posibilidad de viajar gratis.

 

17. Sigue la ruta de tu libro favorito de literatura de viajes.

No existe mejor guía que el libro que te inspiró para comenzar a viajar.

 

18. Vuela en un “bush airplane” por el interior de África.

Estas regiones poco visitadas están pobladas por culturas y fauna únicas. Sino, puedes optar por un safari ecológico.

 

19. Cruza un glaciar a pie.

Atravesar estas maravillas naturales en vía de extinción es una aventura que las generaciones futuras tal vez no puedan experimentar.

 

20. Visita el nacimiento de uno de los ríos más famosos del mundo.

Los grandes ríos, como el Nilo, tienen orígenes modestos.

 

21. Sube a un volcán activo.

 

22. Compra un velero y aprende a navegar.

O bueno, solo aprende a navegar, si el presupuesto no da para comprar un velero. Antes de los Hermanos Wright, todo el mundo viajaba gracias al poder del viento, y aún hoy es la manera más sostenible de viajar.

 

23. Sigue el camino de tu comida, desde el campo a la mesa.

La mayoría de los habitantes del planeta todavía comen lo que han cosechado con sus propias manos. ¿Por qué no volver a los orígenes?

 

24. Báñate en el río Ganges.

¿Se te ocurre una mejor manera de llega al corazón espiritual de la India?

 

25. Viaja alrededor del mundo.

Los pasajes ”vuelta al Mundo” son un excelente recurso para el presupuesto de los trotamundos.

 

26. Viaja para fotografiar especies en peligro de extinción.

Además de obtener una imagen que te acompañará toda tu vida, esta experiencia te recordará -a ti y a los demás-, cuan frágil puede ser la vida.

 

27. Participa en Burning Man.

Es como dicen: “Tratar de explicar Burning Man a alguien que nunca ha estado es como tratar de explicarle los colores a un ciego”.

 

28. Pasa 24 horas solo en la selva.

 

29. Aprende a cocinar un plato nacional.

¿Cuál es la única cosa que todos tenemos en común? Comer.

 

30. Enseña tu idioma en el extranjero.

Además de ser una buena manera de solventar tu viaje, puede ser una experiencia única.

 

31. Asiste a un festival de música en otro país.

 

32. Viaja por un país utilizando solo el transporte público.

 

33. Pasa una noche en un hotel histórico.

Tal vez ni sea necesario viajar fuera de tu cuidad para experimentar la atmósfera clásica de este tipo de hoteles.

 

34. Asiste a los Juegos Olímpicos, uno de los eventos más importantes del planeta.

 

35. Trata de conocer en persona a tu escritor de viajes favorito.

Ellos nos han inspirado; ahora es momento de agradecerles.

 

36. Haz tu propia huerta.

No importa si se trata de macetas en tu balcón o de una gran extensión de tierra, cultivar tu propia comida es una experiencia gratificante.

 

37. Participa de la ceremonia del té.

Esta tradición constituye el corazón de la cultura japonesa.

 

38. Súmate a una caravana en el Sahara…

Y observa cómo se vive en uno de los terrenos más hostiles del mundo.

39. Participa del Oktoberfest.

Esta reunión de seis millones de aficionados a la cerveza es una de las mayores fiestas de Europa.

 

40. Viaja a los Polos Norte o Sur.

 

41. Asiste a un partido de fútbol entre dos equipos sudamericanos.

 

42. Visita el lugar de nacimiento o la tumba de un ícono cultural.

Puede tratarse del Che Guevara o de Picasso, o de cualquier personaje que te parezca importante.

 

43. Encuentra tu versión de “La playa” (“The Beach”).

Uno de los mejores libros de viaje de todos los tiempos, ha inspirado a toda una generación de mochileros. ¿Por qué no lanzarte a buscar tu propia versión de este Paraíso?

44. Disfruta de un cigarro en Cuba.

 

45. Visita todas las capitales europeas.

El Viejo Mundo está repleto de arquitectura interesante y diversidad cultural.

46. Presencia la interpretación de una orquesta en Viena.

 

47. Haz skydiving.

 

48. Re-descubre tu espiritualidad yendo a Machu Pichu.

49. Dale la mano a alguien que realmente haya cambiado el rumbo de un país.

 

50. Participa en la guerra de agua más grande del mundo…

¿De qué se trata esto? Concurre a las celebraciones del Año Nuevo tailandés (Songkran) y averígualo.

El artículo fue publicado originalmente en noviembre de 2013. Puedes leerlo en inglés haciendo clic aquí.

5 Comentarios