Hay tantas cosas que hacer en México, que resumimos algunas de las más emocionantes para que tengas una guía. Puedes dejar tus propias recomendaciones de actividades y aventuras en México en los comentarios: ¡las leeremos con mucha atención!

1.

Aventarte de un avión en Tequesquitengo (Morelos), a 13 mil o 17 mil pies de altura, con 35 segundos o 1 minuto de caída libre, respectivamente, mientras te maravillas con la vista espectacular del lago y sus alrededores. ¡Solo para valientes!

Alita Lavín (autora) en una experiencia realizada con SkydiveMexico

2.

Probar todos nuestros insectos comestibles. Alacranes, hormigas chicatanas, escamoles (el caviar mexicano), jumiles o los famosísimos chapulines. ¿Cuál es tu favorito?

3.

Hacer un road trip por Baja California, pues no hay mejor manera de vivir esta región del país.

4.

Nadar en una playa bioluminiscente, ya sea en Holbox, Quintana Roo o en la Laguna de Manialtepec, Oaxaca (foto), y vivir una noche mágica disfrutando de este mar de luz líquida.

5.

Comer un chile en nogada en Puebla Y en temporada (o… ¡no es chile en nogada!). En la foto, el del restaurante El Mural de los poblanos, ¡delicioso!

6.

Recorrer las Dunas de Yeso en Cuatrociénegas, Coahuila. ¡Alucinante!

7.

Viajar en El Chepe y visitar los pueblitos de las increíbles Barrancas del Cobre. Este tren es el único tren de pasajeros que aún queda en México.

8.

Visitar la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca entre noviembre y marzo debería ser obligatorio para todos los mexicanos. Michoacán y el Estado de México cuentan con varios santuarios donde se puede observar este impresionante fenómeno natural.

9.

Ver a los voladores de Papantla y experimentar así esta danza de fertilidad de profundas raíces prehispánicas, declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad y que ya ha cautivado al mundo entero.

10.

Caminar por el desierto de Wirikuta y pasear por el pueblo mágico de Real de Catorce (San Luis Potosí). No te olvides de ir al pueblo fantasma.

Crédito: Lau B

11.

Visitar Chichén-Itzá, la ciudadela maya declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1988 (UNESCO) y que, en 2007, fue votada como una de las siete maravillas del mundo moderno.

12.

Visitar al menos la mitad de estos vestigios arqueológicos, imprescindibles para entender la riqueza de nuestra historia prehispánica.

13.

Nadar en un cenote en Yucatán. Los cenotes eran la entrada al Xibalba, el inframundo según la cosmovisión maya, el mundo subterráneo regido por los espíritus de la enfermedad y la muerte. Sin embargo, te aseguramos que refrescarte en uno de ellos ¡es lo mejor que te puede pasar en un día caluroso!

14.

Ir al Santuario de las Luciérnagas en Nanacamilpa, Tlaxcala. Cuando llegan las lluvias al bosque, traen con ellas a las luciérnagas, que lo iluminan todo con su pequeña pero inmensa luz. Es un espectáculo natural que no te puedes perder. De junio y hasta agosto.

15.

Date tiempo para, una vez por año al menos, participar de alguna de nuestras profundas y alegres tradiciones, como la de la celebración de la Semana Santa en Norogachi (Sierra Tarahumara, Chihuahua).

16.

Visitar una pulquería tradicional. Aunque no te guste el pulque, la pulquería es un micromundo muy particular al que solo puedes conocer viviéndolo.

17.

Sacar una foto chida en Las Coloradas en Río Lagartos, Yucatán (recuerda que el agua, aunque sea super fotogénica, es tóxica).

18.

Dar un beso en el Callejón del Beso, en Guanajuato (y de paso, no te olvides de dar una vuelta por los túneles del centro histórico).

19.

Recorrer el Bosque de Chapultepec, el corazón de la Ciudad de México, y conocer su riquísima historia.

20.

Ver nieve en nuestro país. En la foto, el Nevado de Toluca, una de las montañas más grandiosas de México.

21.

A las pirámides seguramente ya fuiste, pero ¿qué tal volar en un globo aerostático sobre Teotihuacán?

22.

Bucear en Cozumel.

23.

Practicar rafting en la Huasteca Potosina, uno de los mejores lugares de nuestro país para hacer esta aventura a pura adrenalina.

Crédito: Alita Lavin

24.

Beber un jarrito de tequila ¡en Tequila, Jalisco! Puedes ir en tren.

25.

Recorrer la maravilla natural que es el Cañón del Sumidero, en Chiapas.

26.

Pasar Día de muertos en Pátzcuaro, Michoacán, para dejarte conmover por las celebraciones de raíces prehispánicas de este pueblo.

27.

También puedes vivir esta fiesta dedicada a los difuntos en Mixquic, en la delegación Tláhuac, en la Ciudad de México.

28.

Visitar San Miguel de Allende, en Guanajuato, uno de nuestros más bellos pueblos mágicos.

29.

Ir de fiesta en un bar a 184 metros de profundidad, ahí mismo en la mina de Zacatecas.

30.

Liberar tortuguitas en el mar. Puede ser en Guerrero, Veracruz, Quintana Roo, etc.

Puerto Escondido, Oaxaca. Crédito: Laura Bernhein

31.

Ir al Museo Soumaya, en la Ciudad de México, para apreciar la ingeniería de su diseño contemporáneo y disfrutar de la colección privada de Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo. La entrada es gratuita.

32.

Prepara el mole desde cero… ¡Ya nos cuentas cómo te va!

33.

Claro que hay miles de cosas más que podría agregar (ya me dirás tú en los comentarios), pero por ahora me despido con una última recomendación: ¡no dejes de hacer un tour de mezcal cuando vayas a Oaxaca! ¡Salud!