Tengo la bendición de haber pasado largas temporadas en México con mi familia, y es un país al que amo y que aún no me canso de conocer. Tengo grandes amigos mexicanos, mi trabajo en Matador Network está basado en aprender y dar a conocer más sobre México y, como si esto fuera poco, ahora estoy estudiando una nueva carrera también aquí, por lo que debo viajar aún más.

A pesar de que ya haya pasado el idilio de los primeros años y ahora empiece a adentrarme en la enorme sombra que proyecta este lugar tan luminoso y complejo, siempre quiero más de México. Como sé que no va a alcanzarme el resto de mi vida para recorrer cada uno de sus detalles, fantaseo muy a menudo con una mudanza definitiva. Razones no me faltan y, por si andas buscando un nuevo lugar al que dirigir tu rumbo, aquí te las comparto. Tal vez hasta nos encontremos en algún mercado de nuestro nuevo país

La diversidad

La sabiduría popular dice que “México es muchos Méxicos” y yo no solo estoy de acuerdo, sino que quiero conocerlos a todos, the good, the bad, the pretty and the ugly. Esta diversidad no es solo cultural, reflejada en sus ricas y profundas tradiciones, su gastronomía -declarada Patrimonio de la Humanidad- y sus más de 60 lenguas vivas, sino que es también geográfica, lo que hace que México le regale al mundo una variedad paisajística impresionante.

¡Múdate a México y vas a olvidarte de lo que es el aburrimiento!

Photo: Lau B

La comida

Cada vez que voy a México (y el año pasado fui cuatro veces) me sorprendo con la variedad y la cantidad de comida que hay disponible… Confieso que uno de mis grandes miedos existenciales es morirme sin haberla probado toda.

Photo: Lau B

Crédito: Lau B

Si bien al principio tuve los problemas típicos de una argentina tratando de comer en México, hoy les digo que la ansiedad que me provoca encontrarme con un puesto de marquesitas, cuando en una mano tengo un esquite y en la otra los churros para el postre, es indescriptible.

Photo: Lau B

Voy a ser reiterativa (les sorprendería conocer cuánta gente no sabe que México es mucho más que hacer snorkeling en las playas de la Riviera Maya, los mariachis de Garibaldi y las malas noticias que cuenta la tele), pero la diversidad de la mesa, los mercados y los puestitos callejeros mexicanos es impresionante.

La base está en la Santísima Trinidad de la comida mexicana, compuesta por los frijoles, el maíz y el chile. A partir de ahí se han creado algunos de los platillos (y las bebidas) más deliciosos del mundo.

Photo: Lau B

Desde la simpleza de un taco (todo lo comestible tiene, en México, el potencial para convertirse en taco, solo bastan una tortilla y una cucharada de salsa), pasando los tamales, los desayunos más consistentes para empezar el día como un rey, los antojitos, hasta los sabores intrincados y deliciosos de platillos como el mole o de su majestad, el chile en nogada, con el que se celebran las fiestas patrias en septiembre, todo, todo es rico. ¡Y ni hablar de los insectos comestibles!

Photo: Shandor | Shutterstock

México tiene 35 sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Ocupa el primer lugar entre los países de América y el sexto lugar en el mundo. Hermosísimos paisajes naturales, monumentos históricos, pueblos mágicos y vestigios arqueológicos componen esta lista de lugares increíbles que hoy ya le pertenecen a la humanidad toda. A esta lista se suman sus manifestaciones culturales (la gastronomía, el mariachi, la charrería y el Día de Muertos, entre otras) que también son patrimonio de la humanidad.

Photo: Lau B

México es el segundo país más feliz de Latinoamérica

Según el Séptimo Reporte Mundial de la Felicidad, un análisis que se realiza anualmente desde 2012 y que compara la situación de 156 países de acuerdo a qué tan felices se sienten sus habitantes, México es el segundo país más feliz de Latinoamérica. Este año el estudio se centró en la relación entre comunidad y felicidad.

Photo: Lau B

La cultura

No soy una experta en el tema y no tengo estadísticas que respalden lo que digo, pero no me sorprender que los mexicanos se declaren muy felices. A pesar de los problemas que aquejan al país, que son muchos y algunos extremadamente serios, pareciera que los mexicanos tienen siempre hay un motivo para celebrar.

Abundan las fiestas populares, los festejos familiares y las salidas con amigos; los lazos entre las personas son fuertes y hay un gran sentido de comunidad en todas las clases socio-económicas. Además, es un país en el que la vida no solo sucede en los hogares, sino que se traslada a las calles.

En las calles se socializa, se vende, se compra, se romancea y, sobre todo, ¡se come! La costumbre de comer en los puestitos traspasa todos los niveles socio-económicos y, donde hay un puesto, siempre hay reunión.

Por más estresada o triste que esté, siempre voy a cruzarme con alguien en la calle que me regale una sonrisa o alguna palabra mágica. Los parques se llenan de mexicanos que, en el medio de las durezas de la vida, se toman una pausa para saborear una nieve, refrescarse con el aire nocturno en verano o simplemente conversar y ver jugar a los niños bajo el sol. En palabras de Oscar Wilde: “Yo adoro el placer de las cosas sencillas; son el último refugio de los hombres complicados”.

Photo: Lau B

Los mercados

Quien haya hablado conmigo al menos cinco minutos sobre México sabrá que mis lugares favoritos son los mercados. Cuando alguien me pide recomendaciones sobre qué visitar siempre le digo: “¡Visita el mercado del lugar donde te encuentres!”.

Photo: Lau B

Presentes desde las épocas prehispánicas, los mercados y tianguis son el corazón de México. Aquí se encuentran los principales elementos de esta cultura, que es riquísima y tan compleja lo mejor es ir con la mente y los sentidos abiertos y no cuestionarse mucho, tan solo experimentar los colores, las texturas, los sonidos y los olores.

Photo: Lau B

Mi actividad favorita cuando voy al mercado es hablar con la gente, hacer preguntas, aceptar el pilón y los regalitos de los vendedores, (y sonreír coquetamente cuando me dicen “reina”), probar toda la comida que pueda y disfrutar a pleno de este gran caleidoscopio que es México.

Photo: Lau B

Crédito: Lau B

Los colores

¿Sabías que México es el lugar más colorido del mundo? Las casas están pintadas de amarillo, turquesa y rosa mexicano y, así sean vivienda de ricos o de pobres, siempre hay flores. Ni hablar de las festividades populares o de los trajes típicos. ¡Hasta la comida es multicolor!

Finalmente, si no te mudas ahora a México no te va a alcanzar la vida para aprender todas las acepciones y derivados de la palabra “chingar”…

Creo que no exagero si te digo que una de cada cinco palabras que dicen mis queridos mexicanos es “chingar”, o alguno de los cientos de términos que derivan de este verbo de sonido tan… ¡chingón!

Photo: Lau B